Blog

Carácter del contrapunto

Una persona canta una melodía y decidimos unirnos a ese canto. Si queremos afirmar lo que dice, cantaremos esa melodía por movimiento directo. Si queremos ponerlo en duda, la cantaremos introduciendo el movimiento oblicuo. Y si lo queremos negar, la cantaremos por movimiento contrario. El movimiento directo implica acuerdo; el movimiento oblicuo, indecisión; y el movimiento contrario, oposición.

Si más personas se nos unen a ese canto, los distintos movimientos armónicos escuchados simultáneamente establecen una multiplicidad de caracteres contrapuestos que percibimos como un todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SpanishEnglishFrenchGerman
error: ¡¡Contenido protegido!!