Presentación

Joan Carles Sender en Cuevas del Almanzora (Almería)

Joan Carles Sender (Blanes, 18 de julio de 1966)

Solfeo, Teoría de la música, Viola, Piano y Saxofón (Mtro. Joan Sender Miró, mi abuelo, antiguo profesor de viola de la Orquesta Pau Casals -actual Orquesta Ciudad de Barcelona-)

Guitarra Clásica (Juan Francisco Garrido, catedrático del Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona)

Armonía, Contrapunto y Fuga (Josep García Gago, profesor del Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona)

Formas Musicales, Acompañamiento, Orquestación y Composición (Manuel Oltra, catedrático del Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona)

Instrumentación de Cobla Catalana (Mtro. Félix Martínez Comín)

Instrumentación de Big Band (Mtro. Lleó Borrell)

Composición de Música Contemporánea (Mtros. Carles Guinovart, Leo Brouwer y György Ligeti)

Composición Sinfónica es una plataforma de cursos de composición musical online donde el músico, sea aprendiz o profesional, encontrará el medio apropiado que le permitirá adquirir los conocimientos técnicos necesarios para poder componer con soltura y seguridad. El alumno, mediante el estudio metódico y disciplinado de las leyes y las reglas musicales, y su puesta en práctica, obtendrá el adecuado dominio técnico de la música que le posibilite manifestar su espíritu en toda su plenitud.

He ordenado, con esta finalidad, todas las materias de composición de manera que puedas aprenderlas metódicamente, para que te resulten absolutamente operativas y prácticas en tu labor de compositor. Y con la sistematización de estos conocimientos, como te ayudaré a adquirir, escribirás música fluidamente, apropiándote de su lenguaje y manejándolo con soltura, seguridad y propiedad.

Yo, como músico receptor de este conjunto de saberes seculares que me transmitieron los maestros que me han precedido, tengo la obligación moral de emitirlos de nuevo a las generaciones futuras. No sólo para que no se pierdan, sino para que, partiendo de ellos, te ayuden e inciten a explorar nuevas formas de expresión sonora. Ten en cuenta que la humanidad es joven, y la música conocida, todavía más; por lo que en tu mano estará ampliar nuestra experiencia musical en cuanto especie.

Aprenderás conmigo Armonía, Contrapunto, Fuga, Orquestación y Composición, que son las disciplinas que precisas para realizar con habilidad tus funciones de compositor. Al principio de estos estudios puede que te preguntes: “¿Para qué sirve todo esto?” Pues sirve, ya te contesto, para que, justamente, no tengas que pensar en estas cuestiones técnicas cuando compongas música; puesto que, cuando hayas adquirido y automatizado todo el conocimiento, te liberarás del consciente para que sea el inconsciente el que actúe, y así dejar vía libre a la inspiración.

En cada una de las lecciones, que tiene una duración de dos horas, te explicaré la materia perteneciente al curso que tú estarás estudiando; e iré escribiendo en una partitura los ejercicios correspondientes a dicha materia, de modo que tú puedas visualizar y escuchar su realización en tiempo real. Después te haré ejecutar un ejercicio adecuado y te lo corregiré con las aclaraciones pertinentes. No tengas miedo a ninguna disciplina musical, ya que si te acercas de forma natural y confiada, ella, la música, te sonreirá.

Joan Carles Sender en Cuevas del Almanzora (Almería)

Quien sienta latir para sus adentros el espíritu creador se habrá preguntado en alguna ocasión cómo los grandes maestros de la música logran componer una obra de grandes dimensiones y cómo consiguen acrecentar su interés de forma sostenida hasta llegar al clímax; cómo resuelven su conflicto musical interno y cómo la concluyen satisfactoriamente, apareciendo su música ante el oyente como un todo orgánico y con vida propia.

Respondiéndole diciendo que han aunado una sensibilidad muy afinada a un alto dominio técnico es decir verdad, pero no toda la verdad; los grandes maestros se olvidan conscientemente de su sensibilidad y de su técnica, dejándose arrebatar por su subconsciente. Es entonces que dejan vía libre a la música y ellos, como compositores, no tienen más que ir copiando lo que ella, la música, les va dictando.

El orden de aparición de acontecimientos psicológicos e interiores en la vida de un compositor suele ser el siguiente: primero, a una edad temprana, la persona siente que la música le hechiza, bien escuchándola o haciéndola; segundo, experimenta una extraña epifanía que no sabe bien interpretar; tercero, toma la decisión de desentrañar qué es lo que le causa tanto asombro; cuarto, determina componer y adquirir toda la técnica que le ayude en su cometido; y quinto, asume como vocacional e irrevocable ese mandato que desconoce exactamente de dónde proviene.

Para componer disponemos de: doce sonidos diferentes repetidos ocho veces (repetidos en las 8 octavas de la orquesta sinfónica); de seis a nueve matices diferentes o grados de intensidad (forte, piano, etc.); ocho figuras diferentes que significan la duración del sonido (negras, corcheas, etc.); y de diecisiete a veintiún timbres básicos sumando las diferentes voces e instrumentos.

Bien poca cosa, ciertamente. Mas si juntamos a esas cuatro cualidades del sonido (altura, intensidad, duración y timbre) los cuatro elementos musicales (armonía, contrapunto, ritmo y melodía), sus combinaciones se disparan al infinito. Asomarse a él da vértigo; es por esto que durante el aprendizaje el maestro fragmenta las materias y nos impone límites, para no marearnos. Y, además, pensad en que cuando uno es ya maestro en su arte, se asoma al vacío infinito contando con la ayuda de Dios o del demonio.

En ese estadio de maestría ya no existen las reglas, con la experiencia las reglas se olvidan, tan sólo subsisten unas leyes musicales que se pueden contar con los dedos de ambas manos. Es aquí que entra el último componente, el compositor, el que compone, recompone, descompone y torna a organizar el caos a través del tamiz de su emotividad. Lo único que precisa el músico es tener intuición, sensibilidad, una alta técnica que ya habrá automatizado, y la voluntad de querer plasmar el producto de su imaginación sobre el papel. Y la seguridad en sí mismo que le da el instinto. Entonces las reglas las impone él.

Con este espíritu te animo a que emprendas el camino escarpado, y, sin embargo, bello y sugestivo, que te conducirá al cumplimiento de tu deseo: el dominio del arte de la composición musical.

This user does not public their profile.
SpanishEnglishFrenchGerman